Cuando la oscuridad se enciende

Acabo de aterrizar en Madrid y después de un viaje apasionante por Polonia, Alemania e Italia echo la vista atrás mirando mis fotografías. Tres países muy diferentes que con su gente y arquitectura cuentan una historia que se entremezcla y en la que cada uno puede sentirse identificado.

Pero lo más increíble de este viaje lo he vivido en Polonia. Un fría mañana nos dirigimos a los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau, allí donde las risas se hacen mudas y los ojos se entumecen y es entonces cuando te das cuenta de que por muchas películas y libros que hayas leído no hay sensación igual que la de palpar lo que aquellas alambradas cuentan.

Pero la idea de este post es arrojar algo de luz en esta tenebrosa parte de nuestra historia con dos fotografías con las que he querido manifestar la rememoración de un pueblo y un adiós para recordarnos que el ser humano es libre y siempre lo será.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s